Virtualización en Linux Red Hat 5.4

Ya hablamos en un artículo anterior sobre la paravirtualización y todas sus ventajas y novedades respecto a la virtualización software tradicional. Se mencionaron tres soluciones:

1. El sólido y reconocido software de VMWare redhat_logo
2. El nuevo y flamante Hyper-V Server 2008 R2 de Microsoft
3. El hipervisor de software libre Xen

Pero fuera de estas soluciones, existen otras todavía en fase de despliegue como lo son la solución de virtualización de Red Hat.

Estos últimos meses Red Hat ha presentado en sociedad su portfolio de soluciones de virtualización para la versión Red Hat 5.4 y es cuanto menos interesante.

Red Hat, en estos últimos años se había quedado un poco rezagado en cuanto a virtualización se refiere y su portfolio de soluciones no ofrecía nada equiparable a hipervisores como VMWare, por ello en 2008 adquirió Qumranet. La compra de la compañía incluía el software KVM (Kernel Virtual Machine) de virtualización y SolidICE, una infraestructura de escritorio virtual.

Gracias a la adquisición, Red Hat ha conseguido a día de hoy ofrecer una solución de virtualización integrada con unas características equiparables a las de la mejor competencia.

Red Hat ahora mismo es capaz de ofrecernos junto con su sistema operativo una virtualización que nos permite:

Consolidación de servidores: Esto de momento no es nada nuevo, pues se refiere a instalar varios servidores en uno físico.

Abstracción del hardware: Esta característica se podría considerar inherente a cualquier software de virtualización, aunque hay ciertos matices dependiendo de la forma de virtualizar el hardware físico. En este caso, Red Hat, nos permite la paravirtualización, es decir, que el software de virtualización puede gestionar directamente el hardware físico.

Gestion de recursos y alta disponibilidad: Aquí nos encontramos con una de las mayores novedades y ventajas del nuevo software. Permite transferir máquinas virtuales de un sistema a otro, lo cual permite realizar labores de mantenimiento en servidores sin tener que parar las máquinas virtuales que gestionan.

Aislamiento de aplicaciones: Como puedes crear varias máquinas virtuales sobre un mismo servidor físico, cada máquina virtual puede especializarse en lo que nos interese, sin intervenir para nada en el resto de máquinas. Por ejemplo, podemos crear una máquina que hará las veces de servidor de aplicaciones, otra máquina que hara las veces de servidor de ficheros, etc. Y estando virtualizadas, si falla una, se aisla el problema a esa única máquina virtual.

En resumen, Red Hat ahora mismo ofrece una solución de virtualización muy interesante sobre todo en el terreno profesional. Frente a las soluciones de Microsoft y VMWare, puede ser una alternativa sólida y con soporte suficiente para las necesidades de negocio de cualquier empresa.

Aunque pueda parecer que la solución de Red Hat llega tarde, no es así, ya que Microsoft ha sacado su versión mejorada del  Hyper-V Server 2008 éste mismo año. Por otro lado, en la práctica, la virtualización hoy en día no está tan extendida como pudiera parecer, sobre todo en sistemas y servicios críticos, donde Red Hat espera introducirse pisando fuerte.

Y… ¿tú que opinas? ¿Red Hat te parece una solución tan robusta como las de la competencia?